Existe poca evidencia de que las Tecnologias de la Información y la Comunicación en el salón de clase estan siendo utilizadas para crear nuevos paradigmas educativos. De hecho, en el ultimo evento de ISTE (International Society for Technology in Education) celebrada en Denver, Co., Don Knezeck hablo acerca de que el numero de estudiantes graduados en los Estados Unidos presento un decremento  respecto a ciclos escolares anteriores. Esto resulta paradójico en cuanto a que en el mismo periodo de tiempo, la inversión en tecnologías de la información y la comunicación en las escuelas ha tenido fuertes incrementos.

Si las tecnologías no están teniendo un impacto positivo en los salones de clase hoy en día, serán estas mismas tecnologías el motor de desarrollo de la educación 3.0?

La respuesta es si. Siempre y cuando las tics se usen de manera “inteligente”

Los centros educativos no deben utilizar las tics para enseñar de la misma forma que lo vienen haciendo, bajo esquemas y modelos que ya probaron su ineficacia.

El problema radica en que las escuelas utilizan las tics para enseñar a la “antiguita”, es decir datos inertes que no estimulan el pensamiento creativo y de alto nivel en los estudiantes. Las escuelas necesitan re-inventarse y pasar de un modelo en el que prevalece lo memoristico hacia uno diferente que ponga las competencias comunicativas, la imaginación, creatividad e innovación (aspectos críticos en el siglo XXI) como ejes rectores y que pueden desarrollarse plenamente con el potencial que las tics representan.

Como iniciar el cambio?

Por donde empezamos?


Anuncios