Por Julio Aviles, presidente ABTE

¿La manera de aprender en el siglo 21 en realidad es diferente a como se aprendía en años anteriores?

Una de las teorías más controvertidas de la era digital es la afirmación de que la tecnología está cambiando (o reconectando) nuestro cerebro (Greenfield, 2009), mientras que algunos también afirman que el uso prolongado de la Web es perjudicial para el desarrollo del intelecto humano (Carr, 2010).

Se podría argumentar que estas teorías surgen de nuevo a la reclamación seminal de Marshall McLuhan (1964) que determino “damos forma a nuestras herramientas y, posteriormente, nuestras herramientas nos forman”. Esta creencia fue también la base para la teoría de los nativos digitales y la teoría de los Inmigrantes (Prensky, 2001), un discurso persistente que ha influido enormemente en el pensamiento de los educadores en los últimos años. Un importante cuerpo de trabajo ha surgido en torno a los Nativos digitales y la teoría de los inmigrantes, incluyendo definiciones para los estudiantes más jóvenes como “la Generación Net” (Tapscott, 1998), “Screenagers “(Rushkoff, 1996), ” Born Digital”(Palfrey y Gasser, 2008),  “Millennials” (Oblinger, 2003), y “Homo'”(Zappiens Veen y Vrakking, 2006). Esta última teoría sugiere que los estudiantes más jóvenes aprenden de manera diferente, a través de la búsqueda en lugar de la absorción, a través de la externalización en lugar de la internalización de la información, son mejores para realizar múltiples tareas, y no distinguen ninguna separación entre el juego y el aprendizaje (Veen y Vrakking, 2006).

Si estas teorías son ciertas, y los estudiantes más jóvenes aprenden de manera diferente, las implicaciones para la educación son cambios profundos y exigentes en los contenidos curriculares utilizados en el aprendizaje formal, la forma en que se desarrollan, entregan y se organizan, y una re-evaluación de nuestra concepción del conocimiento y lo que significa para la educación. Hay, inevitablemente, las objeciones a la posición de los nativos digitales.

Todas las teorías anteriores tienden a caracterizar a los estudiantes más jóvenes por ser diferentes a las generaciones anteriores en la forma de utilizar la tecnología. Estas posiciones se ven contrarrestadas por los investigadores que sostienen que tales afirmaciones se basan principalmente en argumentos anecdóticos e intuitivos, y que no hay diferencias significativas en la manera como los estudiantes más jóvenes o más viejos gestionan sus actividades de aprendizaje en línea (Crook y Harrison, 2008; Ito et al, 2009; Kennedy et al, 2010) y que la actual generación de estudiantes está lejos de ser homogénea (Bennett et al, 2008; Jones and Healing, 2012). Bennett et al (2008) también afirman que no hay evidencia clara de que la multitarea es un fenómeno nuevo y exclusivamente reservada a los estudiantes más jóvenes. Jones and Healing (2010) critican a los nativos digitales y la teoría de los inmigrantes como demasiado simplista, y señalan que existe una mayor complejidad en la forma en que los estudiantes de todas las edades usan la tecnología, basada no en las diferencias generacionales,  sino en la forma en que la acceden, gestionan y eligen.

Hay más opiniones que disciernen. Vaidhyanathan (2008) sostiene que “no hay tal generación digital”. Sugiere que cada generación tiene una distribución igualitaria de los individuos con niveles bajos, medios y altos de competencia tecnológica. Vaidhyanathan se siente incómodo con la forma que otros han clasificado a las generaciones  y los supuestos asociados a los niveles de competencia de tecnología, y advierte: “Debemos abandonar nuestros apegos simplistas a las generaciones para que podamos generar un discurso preciso y sutil sobre las necesidades de aprendizaje de los más jóvenes y todos los demás aprendices, sin importar su edad”.

Quizá el discurso más sensato proviene de Selwyn (2009) quien argumenta que, contrariamente a la creencia populista expresado en el discurso de los nativos digitales, el compromiso de los jóvenes con la tecnología es a menudo poco espectacular (Livingstone, 2009). De acuerdo con Selwyn, los relatos sobre los nativos digitales a menudo se basan en pruebas anecdóticas, son incompatibles o exageradas, y mantienen muy poco en común con la realidad sobre el uso de la tecnología en el mundo real. El discurso sobre los Nativos Digitales tiende a excluir a las generaciones anteriores a la tecnología, y los maestros pueden hacer suposiciones erróneas acerca de las capacidades de los jóvenes en el uso y manejo de la tecnología (Kennedy et al, 2010).

Selwyn aconseja: “Si bien existen tensiones y conflictos inter genracionales, estos se han caracterizado durante mucho tiempo por la comprensión popular sobre el desarrollo social, así que los adultos no deben sentirse amenazados por las generaciones más jóvenes” comprometidas con las tecnologías digitales, más de lo que los jóvenes deben sentirse limitados por las estructuras “pre-digitales”  de las generaciones anteriores “(Selwyn, 2009, p. 376).

Podría decirse que el marco de referencia más útil para las actuales actividades en línea ha sido determinado por White y Le Cornu (2011), quienes han argumentado que el uso frecuente de la tecnología  desarrolla sofisticadas habilidades digitales, independientemente de la edad o fecha de nacimiento del usuario. A estos usuarios les llaman “residentes digitales”  y sugieren que hay otros individuos que son “visitantes digitales”  los cuales son menos propensos a adquirir competencias digitales a causa del uso ocasional o poco frecuente de las herramientas tecnológicas.

 

Referencias:

1.- Bennett, S., Maton, K. and Kervin, L. (2008) The ‘digital natives’ debate: A critical review of the evidence.  British Journal of Educational Technology, 39. http://academia.edu/150854/The_digital_natives_debate_A_critical_review_of_the_evidence
2.- Carr, N. (2010) The Shallows: What the Internet Is Doing to Our Brains. http://elearningeuropa.info/en/download/file/fid/24509
3.- Crook, C. and Harrison, C. (2008) Web 2.0 Technologies for Learning at Key Stages 3 and 4,Coventry: Becta Publications.
4.- García, F. (2009). Nativos digitales y modelos de aprendizaje.  www.spdece07.ehu.es/Garcia.pdf

5.- Ito, M., Horst, H., Bittanti, M. and Boyd, D. (2009) Living and Learning with New Media. Cambridge: MIT Press.

6.- Jones C. and Healing G. (2010) Net Generation Students: Agency and Choice and the New Technologies. Journal of Computer Assisted Learning, 26, (3), 344–356.
7.- Kennedy, G., Judd, T., Dalgarnot, B. and Waycott, J. (2010) Beyond Digital Natives and Immigrants: Exploring Types of Net Generation Students, Journal of Computer Assisted Learning, 26 (5), 332-343.
8.- Livingstone, S.(2009) Children and the Internet. Cambridge: Polity Press.
9.- Oblinger, D. (2003) Boomers, Gen-xers, and Millennials: Understanding the new students. Educause Review. 38 (4).
10.- Palfrey, J. and Gasser, U. (2008) Born Digital: Understanding the First Generation of Digital Natives.New York, NY: Basic Books.

11.- Prensky, M. (2001) Digital Natives, Digital ImmigrantsOn the Horizon, 9 (5).
12.-Rushkoff, D. (1996) Playing the Future: What we can learn from digital kids. London: Harper Collins.
13.-Selwyn, N. (2011) The Digital Native: Myth and Reality. http://es.scribd.com/doc/9775892/Digital-Native
14.-Tapscott, D. (1998) Growing up Digital: The Rise of the Net Generation. New York: McGraw Hill.
15.-Vaidhyanathan, S. (2008) Generation Myth. The Chronicle of Higher Education, September 19, 2008. http://chronicle.com/article/Generational-Myth/32491
16.-Veen, W. and Vrakking, B. (2006) Homo Zappiens: Growing up in a Digital Age London: Network Continuum Education.
17.-White, D. S. and Le Cornu, A. (2011) Visitorsand Residents: A new typology for online engagementFirst Monday, 16 (9).