En la mayoría de las aulas de nuestro país se están utilizando, desde hace ya bastante tiempo, proyectores. Unos elementos tecnológicos que permiten proyectar la información de nuestra pantalla de nuestra computadora hacia una superficie, que generalmente es el pizarrón, como una forma de “innovar” la práctica docente.

Cabe reconocer que en algunos planteles educativos, la superficie de proyección se ha sustituido por maravillosas PDIs (pizarras digitales interactivas). Unas pizarras que permiten interactuar directamente mediante diferentes tipos de “lápices” adecuados para tal labor.

¿Se usan los proyectores en nuestras aulas? Sí. Hay un uso mayoritario por parte de los docentes que disponen de los elementos anteriores. Un uso que, fundamentalmente, va enfocado en dos direcciones:

  • Proyección de presentaciones o documentos de texto
  • Visualización de elementos multimedia (fundamentalmente vídeos de Youtube)

Una de las grandes limitaciones que uno se encuentra cuando va a usar el proyector es la necesidad imperiosa, más allá de si dispone de un aparato que, conectado a la computadora, permite realizar dicha función (el mismo aparato, para que nos entendamos, que usan los hombres del tiempo para ir avanzando entre los diferentes mapas), de acudir a la computadora conectada al mismo para ir pasando las diapositivas o ir controlando el estado de reproducción de los elementos multimedia. Una limitación que impide la gestión fluida de los espacios. Una limitación que, a excepción de algunos docentes que por su cuenta y riesgo hayan decidido adquirir un control remoto,  que les permita irse desplazando por el aula mientras van controlando lo que en ese momento se está proyectando.Proyeccion

 

Por tanto, ya vemos que la gran limitación del proyector (y también, no lo olvidemos de la computadora, si queremos que el mismo esté conectado a un proyector) es la necesidad de que el docente se halle físicamente a su lado. Impide el movimiento. Hace, de una clase que habría de ser dinámica, mucho más rígida en movimientos que las explicaciones de toda la vida que impregnaban de plumones de diferentes colores una pizarrón, en la mayoría de ocasiones, de colores azules, rojos o negros.

Esa limitación no puede solucionarse sin cambiar el modelo. Es imposible incorporar la posibilidad de movimiento del docente. Como mucho, y eso en las contadas ocasiones de que se disponga de una PDI, permite un movimiento frente a la pantalla de proyección. Un movimiento que, no será tan limitante como  la necesidad de estar colocado al lado del ordenador pero que impedirá el cambio del modelo transmisivo que se podría romper dotando de movilidad al docente.

Vemos que poco podemos hacer en el caso anterior. Lo que sí que podemos probar es de intentar eliminar las malas praxis habituales en su uso. Unas malas praxis entre las que se hallarían las siguientes:

  • Dejar el aula en completa oscuridad. Son muchos los docentes que cierran las persianas a cal y canto para que el alumno pueda ver mejor la pantalla. Es un error. Esa oscuridad provoca falta de concentración. Falta de relación personal alumno-docente. Una clase dada en semioscuridad (o en oscuridad casi completa como es habitual en la mayoría de aulas que usan proyectro) impide la realización de una clase en condiciones.
  • Impedir el uso, en caso de que dispongan de equipos individuales, de los mismos a los alumnos. Cuando un docente realiza una explicación, muchas veces obliga al alumnado a cerrar sus netbooks. Eso es un error. Si la presentación se realiza de forma dinámica, muchas veces se puede obligar al alumno a buscar determinados “conceptos” que se han tratado, información interesante relacionada con el tema o, incluso, mejorar la interacción con los chavales.
  • Dedicarse exclusivamente a usar el proyector para ponerles presentaciones en PowerPoint (u otro sistema de presentaciones -Prezi, etc.-). El proyector debe ser un elemento que permita trasladar la pantalla del equipo a una pantalla de medidas superiores. Si lo único que hacemos es proyectar la típica presentación, el modelo de uso del proyector queda reducido a lo mismo que un alumno puede leer en sus libros de texto.
  • Desconocer los principales problemas que pueden darse con el proyector.El docente ha de estar capacitado para resolver los problemas más habituales que se pueden dar con el uso del proyector (como conectar el ordenador, como configurar las entradas (en caso de que alguien anteriormente haya usado un input diferente -los que lo han padecido sabrán de qué hablo-), como encenderlo, como funcionan los cables, etc.
  • Sentarse en la silla mientras se proyectan diferentes elementos. No hay nada peor que, mientras se va exponiendo lo que hay en el ordenador, el docente permanezca sentado en su silla gestionando el ordenador. Quita todo el dinamismo a la clase y aburre al más pintado.
  • Dar la espalda a los alumnos mientras señala diferentes cuestiones en la pantalla de proyección. Un error demasiado frecuente. Un error tan fácil de solucionar como es comprando un puntero láser. Algo realmente barato. Algo que permite que no debamos acercarnos a la pantalla para remarcar alguna característica. Eso sí, si se utiliza PDI y se interactúa con ella debemos situarnos en perpendicular a los alumnos. Así, la atención a lo que está pasando más allá de la pantalla, no se pierde.
  • Hablar a la pantalla. Muy relacionado con el punto anterior. La pantalla no responde. La pantalla no nos interesa para nada más que exponer determinadas cuestiones. Son los alumnos que, precisamente se hallan frente a la misma, los que deben recibir nuestras explicaciones.

Unas, muy breves pinceladas, basadas en la experiencia, sobre unos elementos tan habituales en nuestras aulas como son los proyectores.

Colaboración de XARXATIC

Febrero 14 2013