Si Elba Esther Gordillo fuera todo el problema de la educación, su detención significaría un gran paso para resolverlo.

No, no lo veo tan simple. Era un paso necesario; si, si se confirman en los tribunales las tropelías que cometió la señora en el poderoso sindicato magisterial. Políticamente la jugada puede resultar exitosa, pero que la reforma educativa se inaugure con la detención de su principal opositora, no parece ser el mejor estreno.Snte

Es indudable, la señora Gordillo tiene su responsabilidad en los asuntos educativos, pero con ella en la cárcel no desaparecen los malos maestros o los pésimos directores, ni va a solucionarse uno solo de los problemas pedagógicos en los salones de clases de cada escuela pública mexicana.

El problema no es Elba Esther. El problema es una cultura política que alienta la corrupción y la impunidad por doquier, que engendra corrupción en los sindicatos y en los gobiernos: ¿Cuantos sindicatos se escapan del desprestigio? ¿Cuantos estarían dispuestos a exhibir sus cuentas y mostrar las entrañas de sus finanzas? ¿ cuantos gobernadores y ex gobernadores hoy están en la mira por el saqueo a las arcas públicas?, ¿y los presidentes municipales que dejaron en crisis a sus ayuntamientos?

El gobierno federal ha dicho que una cosa es la reforma educativa y otra muy distinta lo es el proceso penal que se abrió contra Elba Esther. De cada una se pueden desprender algunas cosas. Sobre el primer punto:

Sobre la profesora Gordillo, solo se me ocurre preguntar: ¿Porqué no sabían, no sabíamos de las cosas que hoy sabemos?, ¿o sí lo sabían , ¿cuánto más falta por descubrirse? ¿ cuánto y por cuánto tiempo se ocultará lo que todavía no conocemos?

Si la reforma educativa es un paso, dicen del lado del gobierno para ensalzar la trascendencia, entonces:

¿Podría empezar a explicarnos la SEP cuáles son los otros, es decir, las otras reformas educativas que SÍ van a resolver los problemas de la educación y no sólo de la escuela?

¿A cuáles problemas me refiero?

El derecho a la educación (o la falta de ese derecho), la relevancia (¿Para qué sirve?), el desfinanciamiento crónico, la mala gestión y distribución del dinero, la formación de nuevos maestros, la mala y extendida educación privada ofrecida en establecimientos (no escuelas), la mala enseñanza en muchas de nuestras aulas, entre otros.

Esos problemas deberían ser parte de una autentica reforma educativa, para eso tendría que servir. Si no es así, no se puede ni siquiera insinuar que la reforma promete garantizar la calidad educativa, como afirma la iniciativa presidencial aprobada. Si alguien le entiende al término CALIDAD, sabrá que para alcanzarla se requiere mucho tiempo, dinero, esfuerzo y una buena dosis de innovación. La educación no es como alguien pudiera pensar: Planto un árbol hoy y mañana obtengo el fruto. No, esto de la calidad educativa es un proceso de largo plazo.

En Baja California estamos reprobados y en lo más bajo de la tabla en cuanto a eficiencia y eficacia de nuestro sistema educativo básico. La educación media superior no esta en el lugar que debería. En cuanto a los asuntos de la sección II del SNTE en BC. habría que pedirle al Profr. Alejandro Gudiño Valenzuela, quien es el Srio. General, un informe detallado sobre las cuotas que aportan 22,000 maestros cada mes, que no sabemos a cuanto ascienden, pero que estoy seguro sobrepasan los 3,000,000 mensuales.

Como queda claro, la cosa no es tan simple. Y responsables en los problemas de la escuela hay muchos.  La SEP con el PRI y con el PAN tomo decisiones equivocadas, por ejemplo una reforma a la educación media superior con FOX y otra con Calderón. La SEP ignora información estadística elemental, por eso INEGI tendrá que realizar un censo escuela por escuela sobre alumnos y maestros. La SEP dirige las escuelas normales, un punto toral en la transformación del sistema escolar completo.

Y los presidentes tienen su parte: ¿cuantos secretarios de educación dignificaron con su obra la oficina de José Vasconcelos? ¿Los maestros, en verdad los maestros hacemos nuestra parte cada mañana o cada tarde cuando estamos frente a los estudiantes? Los papas y mamas tenemos nuestra responsabilidad.

Alguna vez dijo Paulo Freire: Si se trata de cambiar a unos por otros, que son igual de corruptos, mejor me quedo en casa. Ojalá estas escaramuzas no sean solo un acto de presdigitación para poner a unos por otros, pero iguales ambos. Ojalá

JULIO AVILES ROMERO

Presidente ABTE