“No es lo mismo enseñar matemáticas a 500 alumnos que a 120,000. La diferencia es abismal y quizá la pretensión de un profesor universitario de alcanzar la segunda cifra sea un sueño o una ingenuidad. Más cuando para hacerlo, el propio docente desaparece del mapa, dejando la cancha libre a los estudiantes: les deja los contenidos, un método para que se autoevalúen, un horario flexible y, todo, es gratis. Pocas restricciones, al fin y al cabo” (Revista expansión,2013).

Sí hace 5 años en México, hubieramos leido esta cita, habríamos dicho “imposible”, “¿Sin un profesor, miles de personas en abierto y gratis?, es una locura”. Pues hoy esto ya es una realidad. Los Massive, Open Online Courses, MOOC, como se les ha definido (en el mundo Iberoamericano se les conoce como Cursos Online Masivos y Abiertos, COMA) surgieron en la Universidad de Stanford en la que un profesor, Sebastian Thrun, abrió un curso sobre inteligencia artificial para todo el mundo. En este primer mooc se incribierón más de 120,000 alumnos y poco más de la mitad lo finalizaron. Aunque el primer mooc reconocido como tal fue “Connectivism and Connective Knowledge” ofrecido por la Universidad de Manitoba (Mackness, Mark &Williams, 2010)

Una vez introducido este pistoletazo de salida sobre el nacimiento de los mooc, vamos a analizar cómo estaba la educación online en el mundo a principios del siglo XXI. El Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT, anunció públicamente en 2001 que daría acceso libre y gratuito a los materiales de todos sus cursos oficiales, tanto así que en 2009 alcanzó la cifra de 1900 cursos publicados de grado y posgrado. A esta corriente de abrir los contenidos al mundo se le conoce como Open Course Ware.

Pero esta iniciativa, que pocos detractores encontró al principio, comenzó a generar cierto recelo.Había quienés consideraban que únicamente con abrir los documentos y asignaturas en una plataforma, no se generaba conocimiento. Quisierón dar un paso más. Fue entonces cuando el profesor de Stanford, Thrun, decide retirarse de esta Universidad y abrir su curso, afirmando que “durante todos los años que he estado en la Universidad no he compartido mis conocimientos con más de 500 alumnos al año, y la experiencia de saber que con su curso abierto han aprendido más alumnos de los que podría atender toda su vida”, le motivó para abandonar Stanford y fundar Udacity (Wikipedia, 2013) el primer agregador de cursos Mooc reconocido.

Actualmente, las plataformas agregadoras de cursos mooc han ido creciendo. Las principales anglosajonas son Coursera, Edx y Udacity y en el ámbito iberoamericano destacan Miriada X y RedunX.

CourseraCoursera: creada en Octubre de 2011 desarrollada por la Universidad de Stanford con el fin de brindar oferta de educación masiva a la población mundial, con cursos en inglés y otros idiomas cómo el español, francés, chino e italiano. Coursera ofrece cursos de temas variados a niveles universitarios pero abiertos a todos los sectores de la población.

EdX: Plataforma fundada por el MIT y la Universidad de Harvard contribuyendo cada una con más de 30 millones de dólares para la creación de una organización no lucrativa que albergara al proyecto. EdX se puso en marcha en otoño de 2012 y se basa en MITx, un proyecto similar lanzado por el MIT, en diciembre de 2011. Se desarrolla en software de código abierto.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Udacity: Es una organización educativa privada fundada por Sebastian Thrun, David Stavens y Mike Sokolsky. Según Thrun, el origen del nombre Udacity proviene del deseo de la compañia de ser “audaz para tí, el estudiante”. La plataforma se lanzó en febrero de 2012 y la iniciativa es el resultado de las clases de informática que se ofrecían en el año 2011 a través de la Universidad de Stanford.

Miriada X: Ahora cuenta con 58 cursos producidos por 19 universidades. Es un proyecto que nace por iniciativa de Universia, la mayor red de universidades de habla hispana y portuguesa, promovida por el Banco Santander y Telefónica, por lo que se pone a disposición de los docentes de las 1,232 universidades iberoamericanas que integran la red universia una plataforma en la que pueden crear e impartir MOOC, sin costo alguno. Es la iniciativa más relevante en el mundo hispano.

miriada

Llegados a este punto, es importante que referenciemos dos plataformas importantes a nivel iberoamericano orientadas las dos al emprendimiento: UniMOOC y RedUnx.

Mencionaremos la iniciativa UniMOOC Aemprende. Aunque no se trata de un agregador Mooc, sino de un curso, se menciona por su importancia e impacto que ha tenido desde sus inicios.

Unimooc aemprende

La plataforma más usada en las Universidades de España es Miriadax. Es la plataforma en la que se centran la mayoría de los cursos de las Universidades españolas. Los resultados más significativos a los que tenemos acceso tras el cierre de su primera edición son estos:
  • 58 cursos publicados.
  • 18 universidades participantes.
  • 188.802 usuarios registrados en la plataforma (desde el 10 de enero).
  • 305.035 inscripciones en cursos.
  • Casi 36.000 alumnos en el curso con mayor número de inscritos.
  • 14.456 seguidores en Twitter.
  • 10.901 seguidores en Facebook.
  • La tasa de superación de cursos está en un 13,47% de media y ha habido cursos con más de un 40% ¡todo un éxito!
  • 41.094 inscritos terminaron los cursos superando todas las pruebas establecidas por los profesores.
Desde la Universidad de Salamanca, como desde otras universidades, están trabajando en la creación de cursos MOOC. Podemos destacar el de enseñanza del español como lengua extranjera en colaboración con Universia, y que estará próximamente dentro de la plataforma Miriadax.
Por su parte, el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas, CITA, acaba de lanzar su primer MOOC sobre el Uso técnico y metodológico de la Pizarra Digital Interactiva. Por ahora tiene un tope de 1000 usuarios y una duración de un mes. Se imparte en su propia plataforma de aprendizaje y se emitirá el certificado a todas las personas que finalicen el curso completo.

Pero, ¿Qué es un MOOC?

La Wikipedia nos dice que para considar un mooc como tal, tiene que tener las siguientes características:
Ser un curso: Debe contar con una estructura orientada hacia el aprendizaje, que suele conllevar una serie de pruebas o de evaluaciones para acreditar el conocimiento adquirido.
Tener carácter masivo: El número de posibles matriculados es, en principio, ilimitado, o bien en una cantidad muy superior a la que podría contarse en un curso presencial. El alcance es global.
En línea: El curso es a distancia e Internet es el principal medio de comunicación. No requiere la asistencia a un aula.
Abierto: Los materiales son accesibles de forma gratuita en Internet. Ello no implica necesariamente, que puedan ser reutilizados en otros cursos (aunque en algunos casos sí que existe esa posibilidad)

¿En qué se diferencia de la formación on-line tradicional?

Hay que remontar unos años atrás y pensar que, anteriormente, cuando una persona se planteaba realizar un curso online, tenía en cuenta, sobre todo: qué profesores impartían el curso, quién emitía el certificado del curso, si era una Universidad, un organismo oficial o empresa con reputación en el mundo educativo, y sobre todo, cuánto costaba el mismo.
MOOC
En realidad, no hay mucha diferencia entre lo que buscábamos antes y lo que buscamos ahora. Seguimos demandando calidad, certificación y accesibilidad económica. Con los MOOC aunamos estas tres condiciones.
En primer lugar, la mayoría son creados y emitidos por Universidades, es decir, partimos de que la calidad del contenido, va intrínseca al hecho de que el curso sea de una Universidad, debido sobre todo, a que es en éstas entidades donde se reúnen los expertos de cada área. Además, sabemos que es un material de calidad porque está “curado”  y planteado por expertos en el área, muchos de ellos realizados por distinguidos y nombrados profesores universitarios. Y por último el precio. Nos encontrábamos con cursos de elevados precios y que muchas personas no podían costearse. Ahora con los MOOC el acceso y realización de las actividades es gratuito. Es decir, si no quieres, no vale “nada más” que el tiempo que quieras dedicarle (Martín Hernández,2013).
** Artículo tomado del boletín scopeo informe no. 2
MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro
Anuncios