INFOGRAFÍA: PLANTILLAS PARA LA PLANEACIÓN CURRICULAR

Deja un comentario

La planeación como un acto de creatividad y no de burocracia escolar.

Gracias a Guillermo Negre, Jefe de Estudios del colegio La Milagrosa de Cullera. Centro Vicenciano de educación infantil, primaria y secundaria, de Valencia en España, por permitirnos re-circular estas infografías entre la comunidad docente de esta región del mundo.

Anuncios

El Arte de hacer preguntas de calidad.

Deja un comentario

La técnica para formular preguntas de calidad (QFT, Question Formulation Technique)

Los docentes de los distintos niveles educativos saben que un elemento importante para lograr un aprendizaje profundo y significativo por parte de los estudiantes es la curiosidad.

Fuente: La curiosidad de los niños

Hay estudios que indican que un niño entre los 3 y 6 años en promedio realiza 120 preguntas de todo tipo durante el día a sus padres, pues su cerebro esta en una etapa de desarrollo en la que la curiosidad toma un rol protagónico. Pero cuando el niño crece y se vuelve adolescente, algo sucede, pues generalmente tiene miedo de hacer preguntas en la clase, y peor aun, no sabe como realizar una pregunta. Muchos estudiantes mayores han olvidado cómo hacer sus propias preguntas sobre el mundo, temiendo que si se preguntan se equivocarán. Es mucho menos riesgoso sentarse y esperar a que el maestro haga las preguntas. Y, sin embargo, un buen cuestionamiento puede ser el principio más básico del aprendizaje profundo y significativo a lo largo de toda la vida y la formación de estudiantes pensadores críticos.

La técnica de formulación de preguntas comenzó en los años noventa, en Estados Unidos, como una herramienta de participación de los padres en la escuela de sus hijos. En ese entonces, Dan Rothstein y Luz Santana intentaban alentar a los padres de bajos ingresos a participar más en las escuelas de sus hijos. Cuando se sentaron con los padres y les preguntaron por qué no participaban, muchos dijeron que se sintieron intimidados en los eventos escolares porque no sabían qué preguntar. Una solución fácil para este problema fue darles a los padres una lista de preguntas que podrian hacer cuando acudieran a la escuela de sus hijos y hablaran con los profesores o directivos, pero Rothstein y Santana pronto se dieron cuenta de que ayudar a los padres para que ellos formularan sus propias preguntas era mucho más poderoso y duradero. Y así nació la Técnica de Formulación de Preguntas (QFT – Question Formulation Technique).

¿CUÁL ES LA TÉCNICA DE FORMULACIÓN DE PREGUNTAS?

En esencia, el QFT es una forma estructurada de ayudar a las personas a generar preguntas, clasificarlas y reflexionar sobre cómo los diferentes tipos de preguntas generan diferentes tipos de información. Cuando los maestros usan el QFT en las aulas, los estudiantes a menudo la rechazan, diciendo que es el profesor quien debe realizar la preguntas. Pero tal vez la asociación con el profesor como interrogador sea la raíz del problema. Provocar que los estudiantes elaboren sus preguntas y que las respondan, es una forma poderosa y motivadora de aprender que muchos estudiantes no han experimentado en la escuela.

¿COMO DESARROLLAR EN LOS ESTUDIANTES EL ARTE DE HACER/REDACTAR PREGUNTAS DE CALIDAD?

Para comenzar con el QFT, proporcione a los estudiantes un tiempo prudente para que redacten tantas preguntas como puedan, con la instrucción de no preocuparse si es una pregunta “buena o mala”. El único requisito es que sean preguntas, no declaraciones. Después de la rápida lluvia de ideas inicial, hable acerca de la diferencia entre preguntas cerradas y abiertas, discutiendo las ventajas y desventajas de ambas. Luego, pida a los alumnos que clasifiquen sus preguntas como “abiertas” o “cerradas”. El siguiente paso es pedirles que cambien algunas de sus preguntas de abiertas a cerradas y viceversa.

Después de trabajar con las preguntas que redactaron de esta manera, pida a los alumnos que escojan sus tres mejores preguntas. A menudo, las preguntas que se cambiaron de cerradas a abiertas forman esta lista. Y la experiencia de trabajar con las preguntas puede inspirar nuevas. Siguiendo este protocolo estructurado inspira tanto el pensamiento divergente como el convergente en diferentes puntos, y como es un proceso, a menudo libera a los estudiantes de sus inhibiciones de estar equivocados. Organizar a los estudiantes para que trabajen en grupos también puede ayudar a que la experiencia sea más relevante.

Después de producir, mejorar y elaborar estrategias para la redacción de preguntas, el último paso es reflexionar sobre la experiencia de formular y modificar preguntas. ¿Cómo vio el proceso de los estudiantes? ¿Qué aprendieron sobre el objetivo de sus preguntas?

“Es un proceso simple que puede adaptarse a muchos diferentes contextos”, dijo Rothstein. Ésta técnica puede emplearse desde la educación pre-escolar usando la Técnica para Formular Preguntas, a fin de provocar discusiones increíblemente profundas, hasta la preparatoria o incluso la Universidad en la que los docentes utilizan QTF para inducir preguntas generadoras de discusión y trabajos de investigación. Puede usarse como introducción a una unidad o para evaluar el conocimiento al final.

“Cuando hablamos de la tecnología de aprendizaje más poderosa para los humanos, nos referimos a la capacidad de hacer preguntas”, dijo Rothstein. “Esto establece la agenda de aprendizaje de una manera profundamente diferente”.

¿FUNCIONA EN LAS ESCUELAS?

Cuando Regina Donour se enteró de la Técnica de Formulación de Preguntas (QFT) cuando llevo a cabo una capacitación sobre el tema, pensó que sonaba bien, pero no creía que fuera algo que sus estudiantes de Química de la escuela preparatoria pudieran llevar a cabo.

El programa de estudios de Quimica I incluye prácticas de laboratorio que se enfocan en hacer preguntas, por lo que Donour decidió probar el QFT como parte de la introducción de una practica. El objetivo de esa practica fue que los estudiantes aprendieran sobre los compuestos ionicos cuando estos se queman, que emiten luz de diferentes colores, permitiendo distinguir a través de esas emisiones, varias de sus características.

Normalmente, Donour les había dado a los estudiantes los objetivos del laboratorio y un proceso paso a paso que seguir, como una receta de un libro de cocina, porque no estaba segura de que tuvieran la capacidad de formular sus propias preguntas. Esta vez, les mostró a los estudiantes una imagen de petardos y los guió a través del QFT para ayudarlos a desarrollar sus propias preguntas sobre lo que estaba sucediendo.

Prueba de flama, compuestos químicos

“Estaban haciendo las mismas preguntas que yo habría hecho al desarrollar el laboratorio”, dijo Donour. “Y eso fue un verdadero shock para mí”. Los estudiantes querían saber “¿por qué la luz tenía colores diferentes y qué tenía que ver la estructura electrónica con eso?”

Los estudiantes trabajaron de forma independiente para desarrollar primero una lista de preguntas y luego contribuyeron con sus tres preguntas principales a un pequeño grupo en el que se analizaron más a fondo. Donour incluyó el tiempo de reflexión individual de forma intencional para alentar a los estudiantes apáticos. Al final de la clase, todo el grupo votó sobre las tres preguntas más importantes, que terminaron siendo exactamente las que hubiera hecho la maestra.

“Estuvieron más motivados en la clase y posteriormente detecto que los estudiantes recordaban más de lo normal sobre esa practica de laboratorio debido al interés genuino de los estudiantes en la fase de experimentación.

A partir de esa experiencia, la maestra Donour comenzó a utilizar la Técnica de formulación de preguntas cada vez que cree que mejorará una lección. A ha empleado la QTF para la introducción a las Leyes de Gases escribiendo esa ley desconocida para los estudiantes en el pizarron y pidiendo a los estudiantes que redacten todas las preguntas que necesitarían para resolver el problema.

“Una de las cosas que puedo decirles cuando lleguemos al final es que ellos mismos han descubierto la ley”, dijo. Donour admite que le costó creer que las preguntas de los estudiantes los colocara en el lugar donde los necesitaba y que temía renunciar a parte del control en su salón de clases. Pero ahora que ha usado la técnica con cierto éxito, dice que la parte más difícil no es reaccionar a las preguntas de los estudiantes. A menudo quiere decir “esa es una gran pregunta”, pero tiene que tragarse sus palabras. Una parte crucial del proceso de lluvia de ideas es no emitir ningún juicio sobre las preguntas que van surgiendo.

Referencias:

1.- ¿Como ayudar a los estudiantes a realizar preguntas? Recuperado de:
https://rightquestion.org/resources/how-helping-students-to-ask-better-questions-can-transform-classrooms/

El burro (RIEB/RIEMS) tras la zanahoria (Planea)

1 comentario

Seguro que recuerdas la imagen de ese pobre burro siguiendo una zanahoria que dirige alguien montado en su lomo con un palo y una cuerda. Cada vez más pedagogos están escribiendo y hablando de que los sistemas educativos surgidos del movimiento internacional que ampara a la RIEB y la RIEMS (Reforma Integral a la Educación Básica/Media Superior) representan a ese burro.
En esta analogía, la zanahoria sería el Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA). Una batería de pruebas normalizadas que miden la competencia en matemáticas, lenguaje y comunicación; y cuyos resultados se traducen en una puntuación para el estudiante, la escuela y los estados de la república. Con tales números se configura el ranking, que es lo que se transmite a la opinión pública. Es una forma muy meditada de poner foco mediático sobre lo que mide PLANEA y restar trascendencia a lo que no mide (aspectos tan importantes como los valores, la interdependencia, el pensamiento crítico o el desarrollo de la creatividad).

El documento rector de PLANEA establece que los instrumentos de evaluación se diseñan a partir de los planes de estudio de los niveles básico y media superior, que como sabemos, tienen un enfoque por competencias, que demanda el mercado laboral. Pero este argumento también se está desmoronando. Un buen ejemplo es el estudio realizado en 60 países sobre lo que las empresas valoran más en sus empleados. Resulta que las dos competencias más buscadas son: (a) adaptarse a los cambios y (b) generar nuevas ideas. Ante la fuerza de esta y otras evidencias similares, algunos países están cortando la cuerda de la zanahoria.

Yi Houqin es el responsable de la política educativa de Shanghai, que siempre está entre los primeros de PISA. Lejos de presumir de ello, declaró que están sopesando abandonar la competición:

“Shanghai no necesita supuestas escuelas número uno, sino centros que se atengan a principios educativos razonables, que respeten y potencien el desarrollo de los alumnos”

Ken Robinson también señala una senda divergente frente a la normalización:

“La finalidad de la educación es capacitar a los alumnos para que comprendan el mundo que les rodea y conozcan sus talentos naturales con objeto de que puedan realizarse como individuos y convertirse en ciudadanos activos y solidarios”

¿Por qué entonces hay leyes educativas como la RIEB y la RIEMS? Para buscar la respuesta es preciso cerrar la analogía del burro y la zanahoria. Solo nos queda identificar al jinete que está detrás de las pruebas PLANEA, y que no es otro que la OCDE. Este organismo propone a sus países miembros que instrumenten este tipo de pruebas que, como todas sus acciones, tienen como único fin contribuir a la mejora de la economía, no de la educación.

Solo nos queda esperar por el nuevo modelo curricular que están por dar a conocer las autoridades educativas del país, en el que espero se incorporen aspectos importantes como la creatividad, el emprendedurismo, desarrollo del pensamiento critico y habilidades socioemocionales.