INFOGRAFÍA: 5 ESTRATEGIAS PARA INTEGRAR TECNOLOGÍA EN EL AULA

Deja un comentario

Anuncios

El Arte de hacer preguntas de calidad.

Deja un comentario

La técnica para formular preguntas de calidad (QFT, Question Formulation Technique)

Los docentes de los distintos niveles educativos saben que un elemento importante para lograr un aprendizaje profundo y significativo por parte de los estudiantes es la curiosidad.

Fuente: La curiosidad de los niños

Hay estudios que indican que un niño entre los 3 y 6 años en promedio realiza 120 preguntas de todo tipo durante el día a sus padres, pues su cerebro esta en una etapa de desarrollo en la que la curiosidad toma un rol protagónico. Pero cuando el niño crece y se vuelve adolescente, algo sucede, pues generalmente tiene miedo de hacer preguntas en la clase, y peor aun, no sabe como realizar una pregunta. Muchos estudiantes mayores han olvidado cómo hacer sus propias preguntas sobre el mundo, temiendo que si se preguntan se equivocarán. Es mucho menos riesgoso sentarse y esperar a que el maestro haga las preguntas. Y, sin embargo, un buen cuestionamiento puede ser el principio más básico del aprendizaje profundo y significativo a lo largo de toda la vida y la formación de estudiantes pensadores críticos.

La técnica de formulación de preguntas comenzó en los años noventa, en Estados Unidos, como una herramienta de participación de los padres en la escuela de sus hijos. En ese entonces, Dan Rothstein y Luz Santana intentaban alentar a los padres de bajos ingresos a participar más en las escuelas de sus hijos. Cuando se sentaron con los padres y les preguntaron por qué no participaban, muchos dijeron que se sintieron intimidados en los eventos escolares porque no sabían qué preguntar. Una solución fácil para este problema fue darles a los padres una lista de preguntas que podrian hacer cuando acudieran a la escuela de sus hijos y hablaran con los profesores o directivos, pero Rothstein y Santana pronto se dieron cuenta de que ayudar a los padres para que ellos formularan sus propias preguntas era mucho más poderoso y duradero. Y así nació la Técnica de Formulación de Preguntas (QFT – Question Formulation Technique).

¿CUÁL ES LA TÉCNICA DE FORMULACIÓN DE PREGUNTAS?

En esencia, el QFT es una forma estructurada de ayudar a las personas a generar preguntas, clasificarlas y reflexionar sobre cómo los diferentes tipos de preguntas generan diferentes tipos de información. Cuando los maestros usan el QFT en las aulas, los estudiantes a menudo la rechazan, diciendo que es el profesor quien debe realizar la preguntas. Pero tal vez la asociación con el profesor como interrogador sea la raíz del problema. Provocar que los estudiantes elaboren sus preguntas y que las respondan, es una forma poderosa y motivadora de aprender que muchos estudiantes no han experimentado en la escuela.

¿COMO DESARROLLAR EN LOS ESTUDIANTES EL ARTE DE HACER/REDACTAR PREGUNTAS DE CALIDAD?

Para comenzar con el QFT, proporcione a los estudiantes un tiempo prudente para que redacten tantas preguntas como puedan, con la instrucción de no preocuparse si es una pregunta “buena o mala”. El único requisito es que sean preguntas, no declaraciones. Después de la rápida lluvia de ideas inicial, hable acerca de la diferencia entre preguntas cerradas y abiertas, discutiendo las ventajas y desventajas de ambas. Luego, pida a los alumnos que clasifiquen sus preguntas como “abiertas” o “cerradas”. El siguiente paso es pedirles que cambien algunas de sus preguntas de abiertas a cerradas y viceversa.

Después de trabajar con las preguntas que redactaron de esta manera, pida a los alumnos que escojan sus tres mejores preguntas. A menudo, las preguntas que se cambiaron de cerradas a abiertas forman esta lista. Y la experiencia de trabajar con las preguntas puede inspirar nuevas. Siguiendo este protocolo estructurado inspira tanto el pensamiento divergente como el convergente en diferentes puntos, y como es un proceso, a menudo libera a los estudiantes de sus inhibiciones de estar equivocados. Organizar a los estudiantes para que trabajen en grupos también puede ayudar a que la experiencia sea más relevante.

Después de producir, mejorar y elaborar estrategias para la redacción de preguntas, el último paso es reflexionar sobre la experiencia de formular y modificar preguntas. ¿Cómo vio el proceso de los estudiantes? ¿Qué aprendieron sobre el objetivo de sus preguntas?

“Es un proceso simple que puede adaptarse a muchos diferentes contextos”, dijo Rothstein. Ésta técnica puede emplearse desde la educación pre-escolar usando la Técnica para Formular Preguntas, a fin de provocar discusiones increíblemente profundas, hasta la preparatoria o incluso la Universidad en la que los docentes utilizan QTF para inducir preguntas generadoras de discusión y trabajos de investigación. Puede usarse como introducción a una unidad o para evaluar el conocimiento al final.

“Cuando hablamos de la tecnología de aprendizaje más poderosa para los humanos, nos referimos a la capacidad de hacer preguntas”, dijo Rothstein. “Esto establece la agenda de aprendizaje de una manera profundamente diferente”.

¿FUNCIONA EN LAS ESCUELAS?

Cuando Regina Donour se enteró de la Técnica de Formulación de Preguntas (QFT) cuando llevo a cabo una capacitación sobre el tema, pensó que sonaba bien, pero no creía que fuera algo que sus estudiantes de Química de la escuela preparatoria pudieran llevar a cabo.

El programa de estudios de Quimica I incluye prácticas de laboratorio que se enfocan en hacer preguntas, por lo que Donour decidió probar el QFT como parte de la introducción de una practica. El objetivo de esa practica fue que los estudiantes aprendieran sobre los compuestos ionicos cuando estos se queman, que emiten luz de diferentes colores, permitiendo distinguir a través de esas emisiones, varias de sus características.

Normalmente, Donour les había dado a los estudiantes los objetivos del laboratorio y un proceso paso a paso que seguir, como una receta de un libro de cocina, porque no estaba segura de que tuvieran la capacidad de formular sus propias preguntas. Esta vez, les mostró a los estudiantes una imagen de petardos y los guió a través del QFT para ayudarlos a desarrollar sus propias preguntas sobre lo que estaba sucediendo.

Prueba de flama, compuestos químicos

“Estaban haciendo las mismas preguntas que yo habría hecho al desarrollar el laboratorio”, dijo Donour. “Y eso fue un verdadero shock para mí”. Los estudiantes querían saber “¿por qué la luz tenía colores diferentes y qué tenía que ver la estructura electrónica con eso?”

Los estudiantes trabajaron de forma independiente para desarrollar primero una lista de preguntas y luego contribuyeron con sus tres preguntas principales a un pequeño grupo en el que se analizaron más a fondo. Donour incluyó el tiempo de reflexión individual de forma intencional para alentar a los estudiantes apáticos. Al final de la clase, todo el grupo votó sobre las tres preguntas más importantes, que terminaron siendo exactamente las que hubiera hecho la maestra.

“Estuvieron más motivados en la clase y posteriormente detecto que los estudiantes recordaban más de lo normal sobre esa practica de laboratorio debido al interés genuino de los estudiantes en la fase de experimentación.

A partir de esa experiencia, la maestra Donour comenzó a utilizar la Técnica de formulación de preguntas cada vez que cree que mejorará una lección. A ha empleado la QTF para la introducción a las Leyes de Gases escribiendo esa ley desconocida para los estudiantes en el pizarron y pidiendo a los estudiantes que redacten todas las preguntas que necesitarían para resolver el problema.

“Una de las cosas que puedo decirles cuando lleguemos al final es que ellos mismos han descubierto la ley”, dijo. Donour admite que le costó creer que las preguntas de los estudiantes los colocara en el lugar donde los necesitaba y que temía renunciar a parte del control en su salón de clases. Pero ahora que ha usado la técnica con cierto éxito, dice que la parte más difícil no es reaccionar a las preguntas de los estudiantes. A menudo quiere decir “esa es una gran pregunta”, pero tiene que tragarse sus palabras. Una parte crucial del proceso de lluvia de ideas es no emitir ningún juicio sobre las preguntas que van surgiendo.

Referencias:

1.- ¿Como ayudar a los estudiantes a realizar preguntas? Recuperado de:
https://rightquestion.org/resources/how-helping-students-to-ask-better-questions-can-transform-classrooms/

Recordar es vivir…… El inicio de nuestra Asociación. 20 de Octubre de 2010, biblioteca central UABC

Deja un comentario

Para ver toda la galería de imágenes, de clic sobre la foto.

EL INICIO DE ABTE

E-Learning: Tendencias para este 2016

Deja un comentario

12 tendencias globales para esta modalidad de aprendizaje

La investigación más reciente es la llevada a cabo en 2013 por el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), la cual arrojó que de las 2,440 instituciones de educación superior encuestadas, alrededor del 90% carecen de plataforma de e-learning. Se estima que 200,000 estudiantes cursan sus estudios en línea, mientras en el sistema tradicional o presencial son 3.5 millones de alumnos.

Studybook

Y ¿qué es lo último en e-learning? A continuación presentamos una recopilación de tendencias globales de acuerdo con expertos entrevistados por America Learning & Media:

1.- Aprendizaje adaptativo que responda a las experiencias y preferencias previas de los estudiantes.

2.- Pequeñas “píldoras de aprendizaje” que incorporan estrategias lúdicas a nivel de retos conceptualizados como tareas cortas (miniproyectos).

3.- Apoyo al desempeño, aprender más en el momento de necesidad.

4.- Mobile learning. Esta tendencia es transversal a todas las demás. El mercado está pidiendo movilidad en el acceso al conocimiento.

5.- Wearables (parecidos a relojes IOS o Android ). Estas innovaciones sin duda contribuirán a que las personas puedan aprovechar las experiencias de aprendizaje en cualquier parte.

6.- Blended learning, modalidad que combina la educación presencial y en línea con aulas conectadas.

7.- MOOCS (Massive Online Open Courses o cursos online masivos y abiertos) potenciados por el aprendizaje móvil e integrando redes sociales que permitan un aprendizaje más social.

8.- Colaboración social. El hábito que tenemos de compartir y comentar en las redes sociales se extenderá a ámbitos más académicos.

9.- Tutor inteligente que permita a través del análisis de datos parametrizar consultas y gestionar el aprendizaje según los perfiles.

10.- Flipped class (clase invertida), que transfiere el trabajo de determinados procesos fuera del aula y utiliza el tiempo de clase para facilitar y potenciar otros procesos (desarrollo de mapas conceptuales, taxonomías, webgrafías, wikis, check list).

11.- Gamificación, y sobre todo los serious games se irán introduciendo en los contenidos como herramientas para el refuerzo de aprendizajes y el desarrollo de destrezas y habilidades.

12.- Vídeo, que es el gran protagonista de los cursos e-learning, porque resulta un recurso atractivo y ameno para la comprensión de los conceptos.

Todo lo anterior, paso a paso, esperando que en México y en particular en nuestro estado, tomen impulso para incorporar estas tecnologías en las aulas, no sólo a nivel superior sino durante todo el proceso educativo, desde el nivel básico, mas ahora que el Sistema Educativo Estatal impulsa la entrega de tablet a estudiantes de primaria y secundaria.

¿Como pueden sacar ventaja los profesores de estas tendencias que nadie puede detener?

¿Como cambia el uso de móviles en la escuela el proceso de enseñanza y aprendizaje?

¿Que herramientas serán las adecuadas para cada grado escolar?

Lo que sí es un hecho, es que los docentes ya no deben trabajar de forma aislada. Las redes de colaboración e innovación docente, pueden ser las mejores formas de aprender a integrar tecnología de “manera inteligente” al proceso de enseñanza y de aprendizaje, pues en el mundo de habla hispana, hay cientos de francotiradores educativos que aplican y experimentan cotidianamente las TIC en el aula.

Julio Aviles R

Presidente de ABTE

 

Referencias:

12 tendencias globales del e-learning

 

 

MILENIALS: La nueva cultura laboral. ¿Los estamos preparando para que respondan a las demandas del sector productivo y de servicios?

Deja un comentario

Los Millenials

Millennials, generación Y, generación yo yo yo o eco boomers. Son los nacidos entre 1980 y 1994 que están saliendo de las aulas universitarias para convivir en una sociedad que comienza a romper sus propias estructuras. De acuerdo con un estudio reciente de la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ), en Amé- rica Latina hay 157 millones de millennials –alrededor del 26% de la población total–, quienes interactúan con las generaciones de builders –nacidos entre 1925 y 1945–, baby boomers –de 1946 a 1964– y la generación X –de 1965 a 1979–. Fueron los millennials, quienes están por darle la bienvenida a las aulas a la generación Z –nacidos entre 1995 y 2009–, y próximamente a la generación Alfa –de 2010 a 2025–, los que desinhibidos y seguros, empezaron a retar a múltiples organismos, entre ellos, las instituciones educativas, y también modificaron su propia cultura.

En las décadas pasadas, la fuerza laboral, se despertaba a las siete de la mañana, registraba la entrada a las nueve a.m. y registraba su salida a las cinco p.m. Esta fue la vida que la mayoría de los llamados Baby Boomers y la generación X conocen actualmente. Este tipo de cultura laboral se esta viendo alterada ahora que los Millennials se empiezan a incorporar como fuerza de trabajo  en el mercado laboral.
Para seguir siendo competitivas, las organizaciones deberán, mas pronto que tarde adaptarse a las necesidades de las generaciones mas recientes de egresados  de las universidades y de postgrados.

Una de las formas más simples de hacer esto es la adopción de nuevas tecnologías. Los Millennials generalmente sienten una fuerte necesidad de agilidad y flexibilidad en sus entornos de trabajo. También esperan que la tecnología funcione sin problemas. Tal vez entre las herramientas más importantes en su kit básico de productividad se encuentren las relacionadas con las de comunicaciones en tiempo real (Skype, Google Hangaout, por citar algunas), aplicaciones basadas en la nube y por supuesto las redes sociales, donde ahora Whats App se impone como “la moda”.

Satisfacer sus necesidades de movilidad.

Mientras que un miembro promedio de la generación X, sin duda entiende lo que es un teléfono inteligente y sabe cómo usarlo hoy en dia, esta generación de profesionistas están menos interesados ​​en atar este dispositivo a su  lugar de trabajo. Los Millennials, por otra parte, viven sus vidas pegados a dispositivo móvil. Crecieron alrededor de computadoras, videojuegos, Internet, y la cultura web.

En cierto modo, la generación X inadvertidamente se a preparado para ser completamente entrelazada con la tecnología que utilizan, por lo que la tecnología dentro de su firma en un activo que se vuelve muy valioso.

Dado que estos adultos jóvenes encuentran una mayor comodidad en el uso de los dispositivos móviles para desarrollar sus actividades cotidianas, pueden perfectamente incorporar el flujo de trabajo en su dispositivo móvil con aplicaciones que operan desde la nube (Cloud Computing) que les permiten enviar y recibir datos, imágenes, vídeo en tiempo real hacia sus oficinas centrales prácticamente a cualquier hora y desde cualquier lugar donde haya disponibilidad de acceso a Internet. Es importante mencionar que los planes tarifarios de acceso a Internet están bajando cada vez e incluso, ahora como un estándar, se incluyen redes sociales sin costo.

Ellos prefieren un horario de trabajo flexible.

Una alta proporción de  Millennials prefieren un trabajo con horarios más flexibles y están dispuestos a ceder en casi cualquier otra cosa para hacer esto posible. Los empleadores van a tener más dificultades para conseguir o mantener a alguien más joven en la empresa a menos que esten dispuestos a romper el viejo paradigma del horario fijo e inflexible de 9 a 5  que ha gobernado el lugar de trabajo durante más de un siglo. Muchos de estos chicos millenials  van a preferir trabajar desde sus casas o ciertas horas por lo menos una parte de la jornada laboral, por lo que será más difícil tenerlos atados a un lugar fijo de trabajo. Para remediar esto,  las empresas tendrán que invertir recursos en aplicaciones que faciliten comunicaciones de vídeo que se puede configurar en un santiamén con un mínimo esfuerzo, en el dispositivo móvil.

Millenials_2

Proveerles de herramientas sencillas.

Desde su etapa de adolescentes, los Millennials han sido capaces de lograr al instante hechos milagrosos  (deslizar su dedo pulgar hacia arriba en un mapa para indicar su ubicación exacta), conectarse con amigos alrededor del mundo, encontrar cualquier cosa en el  buscador Google, incluso las trivialidades más esotéricas y estúpidas, por mencionar algunas cosas. Entonces, ¿qué ocurre si se les da un software de reunión que tarda diez minutos para que indaguen como se utiliza y cinco minutos en cargarse? O uno que se congele y se caen las llamadas?  No van a usarlo! Ellos esperan que esta  tecnología exclusiva para el trabajo, funcione a la perfección, cada vez que la necesiten. Si no se les  indica,  estos millenials la encontrarán por sí mismos.

Algunos investigadores, como Ron Zemke et al. (2000),  realizó estudios en los que se sostiene que los millennials  tienen una fuerte inclinación al trabajo en equipo, prefieren trabajar cuando los objetivos están bien claros, y se sienten cómodos bajo una fuerte figura de autoridad central. Son empleados muy exigentes con respecto a lo que esperan de un trabajo, sobre todo porque tienen por detrás una familia que los respaldará económicamente si deciden abandonarlo en caso de que no responda a sus expectativas.

En otros estudios realizados recientemente se afirma que estos chicos, que provienen de una niñez sobre saturada de actividades y horarios y que se han educado en una cultura cliente/servicio, ha marcado sus vidas y sus estilos de consumo. Son jóvenes que, nacidos en un contexto social fuertemente tecnologizado, utilizan estos artefactos productivamente y consideran, por ejemplo, que las computadoras no son un producto tecnológico sino parte de la vida cotidiana. Para ellos, resulta vital estar conectados 24/7: los medios tecnológicos no son sólo un mecanismo de comunicación sino también de socialización. Con una marcada capacidad multitarea (que implica un quiebre del pensamiento lineal), los estudios sostienen que los millennials tienen una fuerte orientación a fines y que éstos se vinculan de manera estrecha con su desarrollo personal. Muestran una marcada confianza en sí mismos, lo que hace que muchas veces sobrestimen el impacto de sus contribuciones. Buscan el camino rápido al éxito y la gratificación inmediata. Cuando las investigaciones los comparan con los jóvenes de las generaciones anteriores, muestran que temen menos a la autoridad que sus antecesores, que manifiestan una fuerte orientación a la familia y se identifican con los valores de sus padres, aunque tienen un discurso político más apegado al liberalismo y más conservador.

Julio Aviles R.

Presidente de ABTE

Referencias:

1.- Barolo, P. (2016). How to Make Your Organization More Attractive to Millennials. Publicación en Zoom Blog Enero 29, 2016. Disponible en: http://blog.zoom.us/wordpress/2016/01/29/how-to-make-your-organization-more-attractive-to-millenials/

2- Marin, E. (2000). La nueva generación y el trabajo. Disponible en: http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo83/files/La_Nueva_Generacion_Millenials_y_el_Trabajo.pdf

3.-Integración Laboral, Revista del Tecnológico de Monterey, Diciembre de 2014. Disponible en: http://www.sitios.itesm.mx/webtools/Zs2Ps/revistatec/diciembre.pdf

¿Para que quieres tecnología en la escuela si esta no mejora la calidad de la educación que se oferta?

Deja un comentario

Algunos de los fenómenos nunca antes vistos en la historia de la humanidad están sucediendo hoy, gracias a la rápida expansión de la conectividad. Espíritu emprendedor móvil, la ruptura de las relaciones corporativas tradicionales, las nuevas capacidades y habilidades que los profesionales deben adquirir, la brecha existente entre los que acceden a Internet y los que no lo hacen, ponen a los estudiantes frente a presiones inesperadas pero también ante oportunidades inimaginables.

Esta claro que el uso de la tecnología es ahora clave para todo aquellos  que desean unirse a la fuerza laboral del siglo XXI.  Tyler Cowen, economista norteamericano y catedrático en la universidad George Mason, sostiene que los trabajadores ahora serán clasificados en dos categorías: Los que son buenos para trabajar con maquinas inteligentes y lo que no. ¿Tus habilidades personales se complementan con las habilidades de la computadora? ¿El equipo funcionaría mejor sin ti?

SONORA LANZA PROYECTO DE CÓMPUTO EDUCATIVO

En un mundo donde más del 70% de los puestos de trabajo requieren algún tipo de tecnología, en donde la economía globalizada y las  sociedades del conocimiento se expanden rápidamente, demandan que los estudiantes de todas las edades desarrollen habilidades para trabajar con máquinas. Surgen entonces las siguientes interrogantes:

¿Las nuevas tecnologías están afectando la forma en que las escuelas educan para la vida y el trabajo?

¿La tecnología esta teniendo impacto positivo en la calidad y oportunidades de acceso?

Un informe reciente dado a conocer por OCDE -PISA, revela que no se encontraron evidencias suficientes para afirmar que el uso de las TIC haya provocado en los estudiantes una mejoría en las habilidades de comprensión lectora, matemáticas y ciencias en aquellos países que han realizado fuertes inversiones en el rubro de las tecnologías de la información y la comunicación para la educación.

En 2012, la OCDE encontró que el 96% de los estudiantes de 15 años de edad, de los países miembros, tienen una computadora en casa, pero solo el 72% informó que usan, ya sea una computadora de escritorio, laptop o tablet en la escuela. Por otra parte, solo el 42% de los estudiantes de Corea del Sur y el 38% de los estudiantes en China informaron que utilizan computadoras en la escuela y ambos países se encuentran en el top del ranking de desempeño respecto a la lectura digital y evaluaciones de matemáticas según reportan las evaluaciones PISA.

Lo que estos informes revelan claramente es que las conexiones entre la computadora, los estudiantes y los aprendizajes no son tan simples ni están interconectados. Tampoco se ha demostrado si la contribución real de la tecnología al proceso educativo es o no significativo. Según el informe PISA, en países como Singapur, Japón y Estados Unidos los estudiantes tuvieron mejor desempeño en la lectura de textos digitales que sus contrapartes, a pesar de que sus resultados en lectura de textos impresos fueron similares. De la misma forma, en Hungría, Rusia y Colombia, los estudiantes tuvieron un bajo desempeño en la evaluación de lectura digital, debido a que estos ciudadanos tienen un acceso limitado a computadoras en la escuela.

En aquellos países con economías desarrolladas, a mayor cantidad de recursos TIC disponibles para los estudiantes, provoca una correlación positiva con el rendimiento académico. Pero esta correlación positiva se debilita considerablemente una vez que se modifica el nivel de disponibilidad debido al ingreso per capita entre países/economías, y se convierte en negativa. Una conclusión es que estos recursos no se utilizan “de manera inteligente” para la mejoría de los aprendizajes.

Otra posibilidad es que los recursos que se han invertido en equipar a las escuelas con la tecnología digital podrían haber tenido efectos positivos en aprendizajes que no tienen relación alguna con la transición que el mercado laboral esta sufriendo, que demanda habilidades que no se miden con exámenes en donde los estudiantes memorizan para recordar cosas. Tampoco se puede esperar que al equipar las escuelas con la ultima tecnología educativa, de manera automática la calidad educativa mejorará. Se requieren fuertes inversiones en actualización/profesionalización docente, transformar el curriculum (que esta obsoleto y no responde a las necesidades de los sectores productivos) y por supuesto, cambiar la forma en que se evalúan las habilidades y competencias adquiridas por los estudiantes. Todo lo anterior, complementado con una inversión inteligente en tecnología. (primero la conectividad, luego el hardware, luego el software y finalmente el firmware)

Los resultados de las pruebas PISA muestran que una vez que la llamada “primera brecha digital” (acceso a computadoras-Internet) esta cerrada, la diferencia restante entre los grupos socio-económicos en la capacidad de utilizar las herramientas TIC para el aprendizaje se explica en gran medida por el diferencia observada en la forma en que estas son integradas al curriculum, en la mayoria de los casos, de forma “no inteligente”, pues a los alumnos solo se les enseñan habilidades ofimáticas, en la mayoría de los casos.

Andreas Schleicher, director de educación y habilidades de la OCDE, quien elabora el informe PISA, lo resumió bien: “Las contribuciones que las TIC pueden aportar a la enseñanza y el aprendizaje aún no se han explotado plenamente. Pero mientras las computadoras y el Internet tienen un papel central en nuestras vidas personales y profesionales, los estudiantes que no han adquirido las competencias básicas en lectura, escritura y navegación a través de un paisaje digital se encontrarán peligrosamente desconectados de la vida económica, social y cultural del mundo que esta fuera del cerco de la escuela”.

Referencias:

OCDE (2015). Students, Computers and Learning.

 http://www.oecd.org/edu/students-computers-and-learning-9789264239555-en.htm

Sanchez, G. (2015). Why do we need technology in schools?

http://www.educacionfutura.org/why-do-we-need-technology-in-schools-if-it-doesnt-improve-quality/

CUANDO LOS DISPOSITIVOS MÓVILES SUPLAN LA NECESIDAD DE IR A LA ESCUELA

Deja un comentario

Paradigma del apoyo y del complemento

Los proponentes del “mobile learning” continúan colocando a la sala de clase como el foco central del aprendizaje académico. Todo lo que se haga al margen de ella, con o sin tecnología, se interpretará como una “expansión del aula”, un complemento y “apoyo” a las actividades aulícas presenciales. Esto quiere decir que, sin asistencia al aula, las actividades de complemento y “apoyo” tienen el mismo sentido que tiene el que apoya a un corredor que no corre.  ¿Y si invertimos la típica versión anterior por esta otra: las actividades del aula estarán orientadas a dar apoyo a las actividades llevadas a cabo fuera del aula usando la conectividad móvil?  Ambas versiones padecen del mismo error, el de sojuzgar la calidad y valoración del aprendizaje en función del espacio y del tiempo. Precisamente este tipo de error es el que ha llevado a los sistemas educativos, en múltiples intentos de integrar la tecnología en el proceso enseñanza-aprendizaje, a encender los móviles en la sala de clase, poniendo a competir la conectividad móvil del estudiante con la conectividad del sistema. Las dos formas de aprender son autosuficientes y completas, igualmente eficientes y dispares en costo-efectividad. La más eficiente y económica para el currículum bimodal es la “escuela-móvil”, aquella que se engancha en la red móvil, y no en la red estática del sistema. Se necesita valor para elegir, así haya que cerrar escuelas.

Paradigma asistencial: Cuando el móvil suple la necesidad de asistir a la escuela

En el paradigma asistencial se requiere asistir a clase para aprender y dar cuenta de lo que el sistema quiere que se aprenda. Las llamadas escuelas para el siglo XXI o escuelas del futuro son el resultado revelador de esta obsesión por crear la necesidad de asistir a la escuela para usar el Internet “manco, cojo y jorobado” que se provee en los salones adaptados como “centros de cómputo” (ignoro por que les llaman así)

Es más importante, trascendental y revolucionario llevar la escuela al móvil que asistir con el móvil a la sala de clase. A propósito, cada día se hace más irrelevante alambrar con fibra óptica las aulas o colocar puntos WIFI en los centros educativos. La diferencia entre la escuela en la Nube e Internet en la escuela es abismal y crítica. La mayoría de los administradores educativos y docentes, obsesionados con el paradigma asistencial, se resisten aceptar esta diferencia y siguen con la idea de aumentar el número de computadoras de escritorio en la escuela.

El reto de la escuela del futuro no es el de Internet en la escuela, ni el de la escuela conectada; sino el de la escuela en Internet y el de los estudiantes bien conectados (que ya lo están, a pesar del sistema), de tal forma que éstos puedan “asistir” a ella desde cualquier lugar y a cualquier hora, llueva, truene o relampaguee.

El escenario apropiado de los dispositivos móviles es la Nube y no el aula. Sacar al móvil de este entorno virtual y sentarlo en el pupitre sería cavar su propia tumba. Cuando se intenta integrar el móvil al aula, se escucha un estrepitoso revoleteo como peces fuera del agua atrapados en la red. En estas condiciones, siempre cabe la posibilidad de visualizar el dispositivo móvil como un entrometido, por no decir enemigo. No competirás con el teléfono celular por la atención de tus alumnos, te aliarás con él, recomienda Raúl González los 10 mandamientos del profesor-coach con la esperanza de que se quede para siempre en el aula. Nosotros, que defendemos la desconexión escolar y la sustitución del aula para el currículum bimodal mediante la conectividad móvil, percibimos al móvil como el mejor amigo y aliado del estudiante que llega al punto de prescindir de la conectividad del sistema, del aula física y de la asistencia a clase.

Paradojicamente, en muchas escuelas, el teléfono celular esta prohibido por los directores, en lugar de educar en su uso y sacar ventaja de todas las posibilidades educativas que este ofrece. Con la era móvil, las escuelas y las salas de clase se han vuelto innecesarias para el currículum bimodal (contenidos conceptuales y procedimentales) y para la materialización del conocimiento gestado.

Entendemos por materialización del conocimiento su producción, colaboración y compartición. Es urgente soñar y crear otros contenidos distintos a los conceptuales y procedimentales si se quiere dar sentido a las estructuras escolares (Ver Dinorah E. Lozano y Educación de Mínimos).  No hay razón para que, en la era del aprendizaje ubicuo, la asistencia a clase del estudiante, en algunos casos también la asistencia de los padres, siga siendo un criterio ancla para explicar el éxito o fracaso escolar.

La nueva tecnología que no sustituya al estudiante (y al maestro también) en el aula, ni es nueva ni buena.

Cuando los móviles se encienden fuera del aula

No hay manera de aprender y enseñar sin tecnología pensada como herramienta. Todos los intentos de equipar con aparatos tecnológicos el aula e integrarlos en la clase han fracasado porque:

  • Se equipa al aula. Empoderamiento del sistema.
  • No son costo-efectivos. El resultado, en términos de éxito académico, no se altera; en algunos casos empeora. Todas las tecnologías adosadas al aula, supuestas a cambiar la educación, pasan a mejor vida. Sólo el gis y el pizarrón se mantienen imbatibles.
  • No empoderan al estudiantado. Está bajo el control del sistema educativo.
  • Su uso es limitado (7×5), inseguro y complejo.
  • Conectividad estática, limitada en tiempo y espacio.

Con el advenimiento de la conectividad móvil mas allá de las 4 paredes del aula:

  • Se equipa al estudiante. Empoderamiento estudiantil.
  • El sistema pierde el control del equipo y de los medios, incluyendo el medio de Internet.
  • Está bajo el poder del estudiante donde sea a la hora que sea (24×7).
  • Comunicación espontánea multimedia, como en el aula presencial con o sin PDI.
  • No tiene que asistir al centro educativo para usar el equipo y los medios.
  • Conectividad prácticamente sin limitaciones en tiempo y espacio.

 

Publicado originalmente por Juan Quintana*

http://bblanube.blogspot.com.ar/2014/05/conectividad-movil-y-los-paradigmas.html

 

* Juan Quintana (Doctor en Filosofía, especialidad en “Counseling Psychology“,Newport University, California) actualmente enseña cursos en la UMET, Centro de Aguadilla, Puerto Rico

 

 

Older Entries