Google Classroom: Potenciar los dispositivos móviles del alumno y el cómputo en la nube.

Deja un comentario

Para todos aquellos docentes que buscan innovar sus procesos didácticos, Google pone a nuestra disposición un dispositivo tecnológico para la gestión del aula: Google Classroom.

Inicialmente, Classroom solo estaba disponible para centros educativos que tenían contratados servicios con Google, pero a partir de 2017, se lanzó una versión disponible para cualquier usuario con una cuenta de Google Mail.

Lo primero que podemos señalar es que se trata de una plataforma on line con su correspondiente aplicación móvil gratuita, lo que facilita su utilización mediante acceso web y también desde dispositivos móviles con sistema operativo Android [2] o bien iOS [3]. Como suele suceder en estos casos, su potencial se aprovecha mucho más cuando se utiliza en una PC, pero lo cierto es que la disponibilidad de una app contribuye mucho a la comunicación en tiempo real entre todos los participantes de los cursos.

Vista de aula virtual en PC de escritorio

Mucho más que la sumatoria de las herramientas de Google

Como muchos podrán imaginar, Classroom reúne todas las herramientas y funciones que ya conocemos de Google, especialmente las que se relacionan con Google Drive  (Documentos – Presentaciones – Hoja de Calculo – Formularios), así como servicio de alojamiento y sincronización en la nube, y, por supuesto, el correo electrónico de Gmail.

La posibilidad de contar en un solo espacio con todas estas herramientas, que posiblemente muchos profesores y estudiantes ya estén utilizando, es, sin dudas, un punto a favor. Pero, como veremos, más allá de esta integración, se suman funcionalidades propias especialmente en materia de comunicación, retroalimentación, evaluación y portafolio de evidencias que pueden resultar realmente útiles y ahorrarles mucho tiempo a los docentes.

Actividades de aprendizaje diseñadas para los participantes

Organización y tipos de usuarios

La organización de Classroom se basa en el curso o la clase, que es el espacio que habilita el profesor y luego puede compartir invitando a los estudiantes a sumarse, mediante un enlace y un código.

Al habilitar un curso, de manera automática se crea una carpeta o directorio en Drive llamado Classroom y, dentro de él, una carpeta con el nombre del curso o clase, para alojar todos los documentos que se utilizarán en él. El docente puede, dentro de este directorio, crear las carpetas y organizarlas de la manera que estime pertinente.

En esta sección puede agregar / eliminar / suspender a estudiantes

El registro en la plataforma se hace mediante correo electrónico y, si bien lo ideal es que los participantes cuenten con una cuenta de correo de Gmail, lo pueden hacer con cualquier otro servicio de correo electrónico. Si no es Gmail, se recomienda ” convertir” esa cuenta de correo en una “cuenta Google” que permitirá utilizar todos los servicios como si se tratara de una cuenta de Gmail; esto es especialmente importante a la hora de realizar trabajos colaborativos que implican la posibilidad de los participantes de editar documentos y colaborar en línea en tiempo real.

Entre los usuarios vamos a tener, por una parte, al equipo docente (ya que puede haber más de uno) y también a los colaboradores con facultades de administración del curso en Classroom y, por otra parte, a los estudiantes matriculados que tienen otro nivel de acceso. Todos ellos tienen el control de su información y sus trabajos ya que, cuando realicen tareas en la plataforma, se creará una carpeta para cada estudiante de manera individual con acceso únicamente a su titular y a los docentes.

En la próxima entrada, abundaré en las diversas secciones de classroom, que nos permiten asignar actividades, retroalimentar y evaluar.

Mtro. Julio Aviles Romero

Presidente ABTE

Algunos enlaces de interes, relacionados al tema:

[1] Pensado inicialmente para los centros educativos, en 2017 Google liberó su disponibilidad. Ver artículo al respecto aquí: https://wwwhatsnew.com/2017/03/15/google-classroom/

[2] La versión de Classroom para Android se puede descargar de manera gratuita en Google Play, aquí: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.google.android.apps.classroom&hl=es_419 

[3] Para utilizar Classroom en iPhone o en un iPad, se puede descargar la app gratuita en iTunes, o bien en el siguiente enlace: https://itunes.apple.com/ar/app/google-classroom/id924620788?mt=8 

[4] La mayoría de las extensiones están desarrolladas para utilizarlas en el navegador de Google, Chrome, y se pueden encontrar en: https://chrome.google.com/webstore/. No obstante, algunos de ellos pueden utilizarse en otros navegadores, como Firefox, que en su última actualización (Firefox Quantum), también tiene su propia tienda en: https://addons.mozilla.org/es/firefox/search/?q=google%20drive&platform=WINNT&appver=57.0.2  

[5]  Para comenzar sugerimos a ver el siguiente listado de una selección de “Los mejores 15 complementos de Google Drive para Educación”, aquí: https://www.euroresidentes.com/tecnologia/noticias-google/los-15-mejores-complementos-de-google

[6] Se trata de una variante que permite Google al momento de crear una cuenta. Si bien lo común es precisamente hacerlo creando una cuenta nueva de Gmail, hay una opción que dice: “Prefiero utilizar mi dirección de correo electrónico actual”, en el siguiente enlace: https://accounts.google.com/SignUp?dsh=1784877649261626416&continue=https%3A%2F%2Faccounts.google.com%2FManageAccount&hl=es#FirstName=&LastName

Anuncios

Se equivoca Sr. Presidente López Obrador

Deja un comentario

Su campaña para alcanzar la presidencia de la república este 2018  sumó a los sindicatos disidentes, a las fracciones radicales de la CNTE y algunos rebeldes del SNTE, en aras de reunir el mayor número de votos posible. A cambio de ese apoyo, usted se comprometió a eliminar la reforma, “borrarla de la Constitución” y desaparecer al INEE (Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación).

Sin embargo, los detractores de la Reforma de Peña Nieto, sustentan sus afirmaciones (entre ellos usted, como candidato a la presidencia) en una serie de falsedades, o por lo menos de verdades a medias. No existen “los miles de maestros sancionados por la evaluación punitiva”. Ningún maestro –y lo sostengo con datos del INEE– fue separado de su cargo a causa de una evaluación negativa. Es falso. Es una afirmación retórica de los maestros radicales para echar abajo la evaluación docente.

Fueron separados del servicio alrededor de 540 maestros, todos, por ausentarse sin justificación a sus labores docentes: ninguno a causa de la evaluación.

La tan llevada y traida “evaluación punitiva” solo existe en el imaginario de los disidentes y mediocres docentes de la CNTE, que estan a favor de nada y en contra de todo, puesto que no había consecuencias ni castigos. Tres evaluaciones reprobadas, después de tres períodos de aplicación, con los consiguientes programas y cursos de capacitación de por medio, producía, cuando mucho, el traslado de la planta docente al área administrativa. Es decir, cuando mucho, se le separaba de labores frente a grupo y se reasignaba como trabajador administrativo, sin daño o menoscabo de su salario. ¿Donde está entonces lo punitivo?

Muchas de las afirmaciones señaladas ayer por el secretario Moctezuma, como “la visión regional para la formulación de contenidos” o “la equidad con las escuelas más pobres”, existían ya en el marco de la reforma.

La desaparición del INEE procede de otra visión equívoca basada, ya sea en la ignorancia o en el revanchismo político: el INEE, señor presidente y señor secretario, con todo respeto, NO EVALÚA, no es responsable de evaluar a los docentes. Ese es trabajo de la SEP y lo ha sido desde el primer día. El Instituto determina parámetros, áreas de interés relevante al sistema educativo, áreas de oportunidad para el crecimiento de los docentes. Y después, con los resultados en la mano –que provee la SEP y las agencias por ella contratadas para aplicar las evaluaciones– analiza los resultados y realiza recomendaciones.

Pero a la CNTE le parecía ofensivo que el INEE subsistiera, les parecía inaceptable que un instituto autónomo pudiera ofrecer una visión precisa, basada en evidencia, acerca del rendimiento, desempeño y orientación de los docentes. Había que destruirlo y el presidente les cumplió. No importa que fuera de enorme valía para la educación mexicana –pobre y atrasada–, no importa que ofrecieran estudios e investigación sólida que permitiera conocer el estado exacto de nuestras escuelas, directivos, aprovechamiento, competencias. Había que eliminarlo por una absurda promesa política de campaña. Lamentable.

Desaparecer el INEE representa un grave retroceso al pírrico avance educativo de México.

Y muy probablemente, como aparenta el anuncio, será solamente modificado su nombre y su estatus: pasará a ser el Instituto de Revalorización Magisterial y dejará de ser autónomo.

Los organismos autónomos fortalecen a un régimen democrático. Trabajan en el marco de la ley, pero separados de gobiernos y partidos. Son el garante de la rendición de cuentas, la esperanza de la transparencia, la institucionalidad de la observancia en políticas públicas y la garantía certera de datos confiables. Ahora serán, como tantos otros, empleados de la SEP y por ende sometidos a sus políticas y criterios.

Existen tres tipos de evaluación, la de ingreso, la de desempeño y la de concurso. Desconozco si el nuevo proyecto de ingreso, permanencia y promoción estará sustentado en desempeños medibles y confiables o como antes, las plazas serán entregadas al sindicato para que ellos, democraticamente decidan quien si y quien no. Es probable que regresemos a la era del control sindical. Ellos,  los líderes, deciden quién es director y quién coordina, quién puede buscar una promoción y quién permanece congelado en los sótanos del sistema.

Han sido evaluados en estos casi cuatro años de implementación, arriba de 800 mil docentes en México, donde la inmensa mayoría, arriba del 94 por ciento, afirma estar satisfecho con la evaluación.

El nuevo gobierno se equivoca en conceder “este compromiso cumplido” a los más radicales, porque vendrá ahora una batalla por los dineros y el presupuesto, que es lo que verdaderamente les importa. ¿También les va a conceder la nómina, Sr. presidente?

¿Como puede la autoridad educativa, directores, maestros, padres de familia, garantizar una educación de calidad si importar el modelo educativo?

¿Que sí y que no funciona en el aprendizaje de los niños y niñas mexicanos?

¿Que sí y que no funciona en el liderazgo del director en las escuelas?

¿Que sí y que no funciona con los programas curriculares?

Estas son las preguntas que requieren respuesta urgente y no las respuestas que el Sr. Presidente da a quienes lo llevaron a la presidencia.

¿Verdad que los docentes no le tememos a las evaluaciones?

Deja un comentario

La evaluación es esencial en una sociedad democrática para que esta funcione adecuadamente. Los gobiernos de los tres niveles deben evaluarse sistemáticamente para verificar el buen uso de los recursos públicos que manejan, no solo para corregir desviaciones, sino para detectar áreas de mejora, ademas de estar en posibilidad de rendir cuentas a la sociedad. Entre mejor diseñados esten los componentes del proceso de evaluación gubernamental, mayores beneficios para el país. De ahí el surgimiento de instrumentos orientados a evaluar y certificar procesos  en las instituciones, como es el caso de las normas ISO 9000.

En el contexto educativo, la evaluación es un insumo fundamental en el proceso de enseñanza y aprendizaje. No se puede concebir una acción formadora sin su correspondiente componente evaluativo. La evaluación se aplica para corregir y mejorar, tanto el proceso como los resultados educativos, pero también se evalúa para otorgar certificación de estudios, certificar competencias, certificar programas de estudio y en los últimos años certificar a las instituciones de educación media superior. Por esta razón, los docentes evalúan a sus estudiantes durante el ciclo escolar y al final de éste. Durante el periodo escolar, el docente emplea el resultado de tales evaluaciones para retroalimentar a sus estudiantes sobre los aprendizajes logrados. Al final del ciclo, el docente emite un juicio sobre el logro académico, otorgando una calificación que acredita el cumplimiento de los créditos de esa asignatura y se vuelve a la vez una certificación de lo aprendido.

Pero evaluar no es un proceso que solamente atañe a los docentes. También las instituciones educativas utilizan la evaluación para extender certificaciones a personas y a programas educativos. Los docentes que presentan exámenes de oposición para ingresar a las universidades o para obtener estímulos económicos. También existen organizaciones que evalúan los procesos de una universidad o escuela de educación media superior para otorgarles una certificación de calidad a sus programas o procesos de gestión y con ello poder aspirar a diversos apoyos extraordinarios.

Por lo anterior, llama la atención que se satanice a la evaluación de los docentes, como si fuésemos nosotros los que pedimos a gritos que desapareciera. Nada mas equivocado de la realidad. Si queremos la evaluación, pero que esta sea holística, es decir, que integre diversos elementos, para que al final, esta sea de verdad integral y que tenga como consecuencia reconocimiento publico y estimulo económico adicional para premiar el merito. Bien por la evaluación de ingreso, la evaluación de los docentes que aspiren a cargos directivos. Lo que rechazamos es una evaluación llevada a cabo de manera robotizada, evaluada quien saber por quien y sin incentivos económicos para el docente.

Mtro. Julio Aviles Romero/Presidente de la ABTE.

DIRECTOR DE ESCUELA EN EL SIGLO XXI. ¿Jardinero, pulpo o capitán?

Deja un comentario

Libro sobre liderazgo escrito por el Dr. Eduardo Andere, autor de 12 libros sobre educación, aprendizaje y políticas públicas. 

El Dr. Eduardo Andere será el conferencista magistral en nuestro próximo encuentro académico en Mexicali, el próximo 16 de Enero de 2019.

¿Te interesa conocer un poco más al Dr, Andere?

Les comparto dos entrevistas realizadas a este personaje mexicano.

¿Y si rediseñamos las aulas de las escuelas en B.C?

Deja un comentario


Intenta pensar un poco más allá de los objetivos actuales de nuestro sistema educativo. Si el objetivo final es brindar una educación de calidad a los miembros de la sociedad para que eleven su nivel de vida y puedan ser más competitivos, ¿cuánto tendrían que cambiar nuestras las aulas de clase en las escuelas públicas y privadas?

Para rediseñar el sistema de educación pública en nuestro estado, tal como está hoy, debemos ir más allá de establecer cuáles son los objetivos actuales de la educación y cuáles podrían ser.

Necesitamos especificar por qué un conjunto de nuevos objetivos, tales como; enfocarse en el desarrollo del pensamiento superior, el pensamiento independiente, la creatividad, el emprendimiento, la robótica, el análisis de datos, etc., son más valiosos que los objetivos actuales que se concentran en un proceso de pensamiento de bajo nivel a través de la memorización teniendo al docente como actor principal del proceso de enseñanza – aprendizaje.


El futuro de la educación en México

Tal vez la mejor argumentación posible para un cambio que se hace necesario, lo podríamos encontrar en el comportamiento del mercado laboral en nuestro estado y alrededores. En el ámbito educativo y social ya es ampliamente aceptado que la economía del conocimiento y la innovación son elementos clave para el éxito de futuros emprendimientos comerciales.

El Internet de las cosas y el “Big Data” son el “nuevo petróleo” en la industria 4.0. El conocimiento se vuelve la moneda de más alto valor y tener la capacidad de usar esa no tan nueva moneda, es alta valía hoy y en los próximos 5 años. Pasar de la economía de la información a la economía del conocimiento, deberá ser prioridad del gobierno que está a punto de iniciar en nuestro país, incluyendo por supuesto las políticas públicas relacionadas con el ámbito educativo.

Pero, ¿qué es la economía del conocimiento?

La economía del conocimiento se define como un sistema capaz de ofrecer y producir servicios centrados en actividades de conocimiento intenso. Es un sistema que mas temprano que tarde provoca tasas de crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) de forma significativa y de forma acelerada. Los mejores ejemplos de paises con economias del conocimiento son los llamados tigres asiáticos, Taiwán, Singapore, Corea del Sur y Hong Kong. También se producen fenómenos de acelerado crecimiento en el desarrollo de la ciencia y tecnología. A la par de este fenómeno de rápido crecimiento, nos encontramos con la rápida obsolescencia (Percibida y programada) que provoca el que los bienes de consumo general sean reemplazados rápidamente por otros.

Otro componente importante de la economía del conocimiento es que valora las capacidades intelectuales en lugar de los insumos físicos o los recursos naturales. Algunas organizaciones en los Estados Unidos han logrado trabajar en estrategias para la producción y transferencia de conocimiento, respondiendo a las necesidades de la economía del conocimiento. Sin embargo, estas iniciativas, si bien son importantes, especialmente en el contexto de las prácticas comerciales, no han tenido impacto alguno a las necesidades educativas para la formación de capital humano. Tampoco tienen en cuenta las implicaciones sociológicas y económicas que resultan de este énfasis en el conocimiento y la innovación.

Rediseño educativo

En lugar de confiar en el conocimiento y el producto intelectual de otros países, México necesita comenzar a sembrar su conocimiento, su producto intelectual, en forma de individuos innovadores y bien educados. El principal medio para lograr tener una buena cosecha dentro de 10 años, es una revisión directa del sistema de educación pública, en todos los niveles. Cancelar la reforma educativa, para regresarle el control a los sindicatos es un error mayúsculo de consecuencias devastadoras para la sociedad mexicana.

El sistema educativo mexicano necesita volver a sus raíces y considerar el propósito por el cual la educación pública se estableció inicialmente en este país. La concentración en el modelo que nos proporcionan otras naciones del mundo sobre lo que puede ser la educación centrada en el conocimiento y la innovación debería ser clave. Evaluar los modelos que trabajan para impulsar el conocimiento, y qué modelos sirven para apoyar las necesidades de aquellos que no prosperan en el entorno educativo típico son esenciales.

¿Te imaginas un entorno de escuela pública completamente rediseñado?
¿Cuáles son algunas de las cosas que elegirías cambiar primero?

Mtro. Julio Aviles Romero
Presidente de ABTE

El 5 de Septiembre de 2011 propusimos en Tijuana una AGENDA DIGITAL Y DE INNOVACIÓN PARA B.C. ¿QUÉ HA PASADO DESDE ENTONCES?

Deja un comentario

De izquierda a derecha: Mtro. Julio Aviles Romero, Presidente de ABTE, Abraham Aello del SEE, Dr. Benjamin Feinstein, Presidente de la Asociación Israeli de Tecnologías en la Educación, Arq. Jack Winner, de Tijuana Innovadora Ciudad Digital, Mtro. Everardo Basilio, consejero de Coparmex

Recordar es vivir…… El inicio de nuestra Asociación. 20 de Octubre de 2010, biblioteca central UABC

Deja un comentario

Para ver toda la galería de imágenes, de clic sobre la foto.

EL INICIO DE ABTE

Older Entries